Última actualización: 24. junio 2020

¡Bienvenido nuevamente a The Hidden Portal ! En este y el próximo correo te daré algunos tips para tener un mejor manejo de tus finanzas personales. En esta entrada te enseñaré una técnica para elaborar un presupuesto mensual.

Un presupuesto personal te permite comparar tus ingresos con tus gastos mensuales para que consideres cuánto estás dispuesto a gastar. Esta es una herramienta esencial para controlar tus gastos y generar ahorros. Existen muchas formas de elaborarlo, pero yo te recomiendo realizarlo en tres etapas:

Paso 1: Investiga tus finanzas personales

En esta primera etapa tendrás que realizar un pequeño balance entre lo que gastas y tus ingresos. Para esto debes primero identificar algunos de los siguientes conceptos:

  • Gastos fijos: Son aquellos que mes con mes sabes que tendrás que pagar. Algunos ejemplos son la renta de la vivienda, el pago por servicios como agua, luz, telefonía, educación y tus gastos en alimentos.
  • Gastos variables: Son aquellos que no realizas mensualmente y generalmente no es necesario que los realices. Por ejemplo, una salida a comer, los gastos de un viaje, tus boletos al teatro, museo, o cine, etcétera.
  • Pagos de deudas: Son similares a los gastos fijos porque constantemente los estarás pagando. Sin embargo, en algún momento los dejarás de pagar. Este puede ser el caso de tu pago mensual por tu coche, tu hipoteca o cualquier cosa que hayas adquirido mediante financiamiento.
  • Ingresos fijos: Son los que recibes mes con mes en la misma cantidad. El ingreso fijo más común es tu salario si estás empleado, aunque también puede ser lo que cobres por la renta de un inmueble.
  • Ingresos extraordinarios: Son aquellos que no siempre recibes mensualmente o no siempre llegan en la misma cantidad. Vender tu auto, conseguir un bono de productividad o ganar un premio en efectivo pueden ayudarte a obtener un ingreso extraordinario.

Estas categorías sirven para cubrir la mayoría de ingresos y gastos mensuales. Sin embargo, debes tener presente que algunos gastos variables pueden convertirse en gastos fijos. Por ejemplo, si vas al doctor y te debes someter a un tratamiento. En este caso tus visitas ya no serán ocasionales, sino que serán constantes y entonces serán gastos fijos.

En esta etapa verifica que tus gastos fijos y variables más tus deudas jamás sean mayores que tus ingresos fijos. Si lo son es porque seguramente estás experimentando algunas complicaciones financieras. Pero descuida, en la próxima etapa podrás darte cuenta en qué estás gastando de más.

Paso 2: Clasifica y fíjate metas de gasto y ahorro:

Ya que sabes cuáles son tus gastos y tus ingresos es recomendable realizar algunas categorías de gastos y pensar cuánto estás dispuesto a pagar en cada una. Para darles seguimiento, es recomendable anotar mensualmente cuánto estás gastando. La siguiente tabla es un ejemplo de cómo puedes hacerlo:

Categoría Gasto programado Gasto real Ahorro/pérdida
Hipoteca $600 $600 $0
Servicios $150 $145 $5
Colegios $200 $200 $0
Transporte $100 $125 -$25
Ocio (cine, restaurante, teatro) $100 $80 $20
Fondo de emergencia $150 $150 $0
Ahorro fijo $100 $100 $0
Total $1,400 $1,400 $0

Así, si suponemos que esta persona percibe como ingreso mensual fijo $1,500, entonces al mes le sobrarán $100 adicionales. Estos los puede añadir a su ahorro, a su fondo de emergencia o gastar libremente. Es importante fijar una meta de gastos y ahorros para motivarte a ser constante y observar en qué estás gastando de más.

Paso 3: Elige una herramienta

Un aspecto muy importante de un presupuesto personal es ser constante y minucioso en el registro de tus gastos. Esto significa que todo lo que compres debes de registrarlo según la categoría que corresponda. Para esto existen al menos tres herramientas que te pueden ayudar. Y, ya que hay variedad, es recomendable que elijas la que mejor se adapte a tus hábitos. Algunas opciones son:

  • Una libreta: Simplemente tendrás que registrar en una libreta todos tus gastos y, al final del mes, compararlos contra tus ingresos. Aunque es sencillo en formato, requiere que todos los cálculos los realices ‘manualmente’.
  • Una hoja de cálculo: Aunque este procedimiento te ahorra el hacer los cálculos de manera manual, a veces puede llevarte un poco de tiempo programarla. Sin embargo en la web puedes encontrar algunas que ya vienen con formato.
  • Una app: Esto te ahorra el tiempo de programarla y tienes la facilidad de que estará en tu móvil. Su dificultad puede estar en que no te permitan tanta personalización como tú lo requieras.

Como habrás visto, un presupuesto personal te permite realizar mensualmente un balance entre tus ingresos y tus gastos. Esta herramienta te ayuda a ahorrar y conseguir tus metas. Sin embargo, si lo que te preocupa es gastar más de lo que ganas, en nuestra próxima entrada te explicaré qué hacer en esta situación.

Espero que este correo te ayude a tener un mejor control de tus finanzas. ¡Pronto nos estaremos leyendo!

¿Por qué puedes confiar en mí?

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Evaluaciones